Remesas y pobreza en Guatemala


Recientemente, tuve la oportunidad de leer un informe del Banco Mundial en el cual se evaluan los logros alcanzados por el país en el período 2000-2006 en materia de reducción de la pobreza y mejora de los indicadores de bienestar de la población. El título del estudio, creo que resume muy certeramente la situación: buen desempeño a bajo nivel.

En ese sentido, resulta innegable que han existido avances en la materia, sin embargo estos no han sido lo suficientemente grandes ni sostenidos para superar los enormes retos históricos que afronta el país. Para ello se requiere de una continuidad de los esfuerzos que permitan consolidar los logros en un horizonte de mediano y largo plazo.

Tomando en cuenta los retos que la actual crisis económica mundial plantea para nuestro país, me llamó la atención lo que se menciona en el informe en cuanto al tema de las remesas: 

Las remesas internacionales y locales han doblado su importancia como fuente de ingresos en los hogares […]. Las remesas se han tornado especialmente frecuentes entre los hogares de bajo estatus socioeconómico, sobre todo en aquellos que están cerca de la línea de pobreza, lo cual sugiere que las remesas han tenido un papel importante, ayudando a los hogares a salir de la pobreza. Por otro lado, esto significa que los hogares se han vuelto dependientes de estas remesas, lo cual aumenta su vulnerabilidad frente a las condiciones externas.

Banco Mundial (2009), Guatemala: Evaluación del Bienestar.

Es innegable el creciente rol de importancia que las remesas han tenido en los últimos años para la economía del país, por ello considero que esta cita es clave para comprender porque la crisis en Estados Unidos puede tener un impacto tan fuerte en la economía guatemalteca, especialmente entre la población dentro de la frontera de pobreza. Los avances en la reducción de la pobreza logrados del 2000 a la fecha en el país, no han logrado consolidarse completamente, y un shock externo como este podría muy facilmente significar un doloroso retroceso en los avances logrados.

A continuación se muestran dos gráficas que a mi criterio, permiten comprender el alto grado de interacción entre la crisis en Estados Unidos, el flujo de remesas y la economía guatemalteca:

Gráfica 1. Tasa de Desempleo por Estado (Junio 2009)

Tasa de Desempleo por Estado (Junio 2009)Fuente: U.S. Bureau of Labor Statistics (2009).

Gráfica 2. Remesas de E.E.U.U. a Latinoamerica (2006, en millones de US$)
 Remesas de E.E.U.U. a Latinoamerica
Fuente: Bendixen & Associates (2006).

A simple vista, se puede evidenciar que existe una fuerte correlación entre los estados cuya actividad económica ha sido mayormente afectada, traduciendose en altas tasas de desempleo y los principales estados con fuerte concentración de población latinoamericana inmigrante, de donde proviene el mayor volumen de  remesas. 

A ello se suma el hecho de que uno de los principales sectores afectados por la crisis financiera, fue el sector inmobiliario y un alto porcentaje de inmigrantes se dedican principalmente a trabajos en el sector de la construcción.  También debe tomarse en cuenta el progresivo endurecimiento de la política antimigratoria estadounidense, que ha dificultado el acceso al mercado laboral a los inmigrantes ilegales. Este tipo de relaciones evidencian la compleja situación que presenta la crisis y lo que ello puede implicar para nuestra economía.

Hasta el momento, la reducción en el ingreso de divisas por remesas al país (Gráfica 3) no se ha dado de manera drástica, sin embargo la tendencia se encuentra a la baja (entre paréntesis azul) y muy posiblemente continuará de esa manera por un buen tiempo, ya que la recuperación de la economía estadounidense, en terminos de empleo, aún se ve bastante remota.

Gráfica 3. Guatemala: Ingreso de divisas por remesas (2007-2009, en millones de US$)

DivisasRemesas
Fuente: BANGUAT (2009)

El impacto directo en Guatemala, se traduce en una reducción del consumo (muchas veces necesario) de un gran número de familias (especialmente en condiciones de pobreza) que ya dependen de las remesas como un ingreso mensual. También es importante mencionar que habrá un efecto negativo (de hecho ya lo hay) en el sector de construcción y vivienda, uno de los principales destinos de inversión de las remesas.

Ante este panorama debemos preguntarnos seriamente, cuales son las alternativas con las que contamos para minimizar el impacto de ésta situación en el corto plazo y no sucumbir ante un retroceso en los importantes avances de reducción de los índices de pobreza en el país logrados a la fecha.

Una de las principales alternativas que se plantea es el programa de Transferencias Monterias Condicionadas (TMC) que el actual gobierno impulsa, sin embargo, a pesar de las bondades que un esquema de este tipo pueda presentar para combatir la pobreza en el corto plazo, considero que es momento de cuestionarnos cual es la verdadera estrategia de reducción de la pobreza en el largo plazo para nuestro país.

Las remesas se han convertido en un paliativo, una especie de salvavidas para las dificultades económicas de muchas familias, pero los costos sociales del fenómeno migratorio son sumamente significativos. Es hora de preguntarse de que manera podemos lograr una mayor productividad y crecimiento económico como país y reducir nuestro alto grado de vulnerabilidad ante este tipo de factores externos y sus altos costos sociales.

Un comentario en “Remesas y pobreza en Guatemala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s