Los límites de la Política Monetaria (y algunos efectos secundarios)

screen-shot-2013-04-23-at-1-09-34-pm

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

La semana pasada tuvimos malas noticias desde Europa, con crecientes señales de una desaceleración de la economía Alemana, el principal motor de la Eurozona. Ante ésto (y una posible caída en las cifras de inflación), los analistas dan prácticamente por hecho que el Banco Central Europeo tomará la decisión de reducir la Tasa de Política Monetaria  (llevándola prácticamente a cero) esta semana.

La pregunta es: ¿servirá de algo?

En general, la idea es que al bajar la TPM, los agentes financieros (principalmente bancos) puedan acceder a líneas de crédito a menores tasas y ello a su vez se traduzca en menores tasas para las personas que accedan a créditos con los bancos. Todo con el fin de reactivar el consumo e inversión en la economía.

Pero, hay que ver esta gráfica, proveniente de éste informe del Banco Central de Holanda:

La línea negra es la tasa de interés “libre de riesgo” (algo equivalente a la tasa de Política Monetaria). Como se puede ver, a partir del 2008, ésta se ha reducido hasta llegar a niveles por debajo del 1%.

Previo a la crisis, los bancos accedían a líneas de crédito prácticamente a esa tasa, y ello efectivamente se traducía en menores costos de crédito para los consumidores y empresarios (líneas azul y celeste). Sin embargo, a partir de la crisis, la prima por riesgo que deben pagar los bancos para financiarse (el área rosada, equivalente al CDS) se ha disparado. Luego éstos ya no acceden a la tasa libre de riesgo, si no que están pagando un fuerte premio por deuda y por lo mismo, la reducción de la TPM no se ha traducido en menores costos de financiamiento para las personas.

Luego, lo más probable es que una disminución adicional tenga poco efecto sobre la economía y pueda exacerbar otro tipo de riesgos financieros.

En cuanto a efectos secundarios que han tenido las medidas extraordinarias de política monetaria adoptadas después de la crisis, llama la atención éste artículo de Bloomberg, que de acuerdo a una reciente estudio de Pew, los principales beneficiados de los efectos que han tenido las medidas monetarias extraordinarias sobre los aumentos en bonos y precios de las acciones, han sido quienes efectivamente tienen acceso a este tipo de instrumentos financieros, es decir la gente con mayor riqueza.

Mientras tanto, las personas con menores niveles de ingreso, generalmente no cuentan con acciones ni bonos, y por lo tanto las medidas adoptadas no les han beneficiado. Ello a su vez plantea un escenario divergente, donde los más ricos se benefician de la recuperación, mientras que los más pobres se quedan atrás.

La desigualdad en Estados Unidos se ha incrementado fuertemente y en la actualidad esta en niveles muy similares a los de Ecuador, China y Madagascar. Difícilmente algo que celebrar en la autodenominada “tierra de las oportunidades”.

La causa de ésto no reside en la política monetaria, pero ésta difícilmente esta contribuyendo a revertir la preocupante tendencia.

Hoy por hoy, las tasas bajas están mostrando poca efectividad (o al menos rendimientos decrecientes) para la recuperación y sus efectos secundarios empiezan a pesar. Sin embargo un aumento de las tasas podría resultar desastroso.

¿Para donde debe moverse entonces la Política Monetaria? ¡Vaya dilema!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s